El compliance consiste en establecer las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplan con el marco normativo aplicable, incluidas políticas internas, compromisos con clientes o proveedores y los códigos éticos.